martes, 29 de diciembre de 2020

Poesía comprometida

Es una frase hecha
sólo palabras.

Como salir a la calle
y gastar sus aceras.
Sólo pasos.

O asomarse al balcón
y gritar al viento.
Sólo rabia. 

lunes, 28 de diciembre de 2020

Te espero

La sombra en tus ojos
la vela que tiembla
en la mesilla de piedra.

Frío.

Oigo tu aliento
soledad cansada.
Duermes aún
atravesada de viento.

Aquí estoy 
apenas respiro
a brazos abiertos.

domingo, 27 de diciembre de 2020

Los noventa de ayer

Las penas las cubres
de plantas regadas
de listas de compra
de sumas y restas;

de camisas
de pantalones
de sábanas
                 planchadas.

Las menores las rehogas
con sonrisas, les quitas
la acidez
especiándolas.

Las mayores
-simplemente-
en el mortero
bien machacadas.

Más milagro
que la medicina
opera el alimento
                compartido.

El saludo cordial 
el prodigio social
del tiempo
               y su comentario.

Cautos siempre:
la verdad ajena
se escucha con
la mirada.

Los ojos son 
carne y voz del tiempo
no mienten
             alejan lo extraño.

Eso hiciste con las penas
vieja, durante noventa y pico
de años.

Bulimia

A ver quién es capaz
de poner a dieta las penas.

Propiedad intelectual

Yo de mis palabras
no sé mucho.

A veces
tengo la impresión 
de que otro me habla

y no le entiendo.

domingo, 20 de diciembre de 2020

Noche profunda

Habría que despertarse y tenerte
cerca, que la mano se estire
hasta tus pechos
despeinada y suave

y que al mirarte
hagan huelga las palabras.

Habría que besar tus muslos
con las ganas
y oler tu cuerpo
con la boca.

Y abrir las alas
al encuentro en las alturas
donde esperas profunda
y erizada.

Habría que
y sin embargo

sólo queda noche
entre los dedos.